“Hay mucha preocupación”.

El doctor Jorge Argüelles Morán, presidente del Centro Unido de Detallistas (CUD), dijo que hay mucha confusión entre el pequeño y mediano comerciante ante la orden ejecutiva de la gobernadora Wanda Vázquez y que, en aras del potencial impacto del coronavirus, cerró parcialmente el comercio del país.

Argüelles Morán, cuya entidad agrupa unos 5,000 negocios, dijo que no está claro qué pasará con el pago de empleados que dejen de trabajar, porque hay algunos que son por contrato y no acumulan licencias de vacaciones o enfermedad; el trámite para gestionar ayuda al gobierno federal por las pérdidas que sufran en esta emergencia; si habrá algún tipo de moratoria de la banca al pago de préstamos e hipotecas; e incluso si los negocios que estarían autorizados a abrir, como los restaurantes, podrían operar en la hora del toque de queda.

“Obviamente hay mucha preocupación, hay mucha confusión. El cierre parcial, o el toque de queda… es difícil establecer el alcance que esto pueda tener a nivel del comercio, así que comienzan las interrogantes, las expectativas de que vamos a perder tanto, no hay certeza”, dijo Argüelles Morán.

Explicó que algunas de las interrogantes fueron abordadas en una reunión con la gobernadora el sábado, en la que se adelantó que se auscultaba esta alternativa, pero aún así tras emitirse la orden hoy, domingo, se mantienen las dudas.

Agregó que hay preocupación por “el impacto económico que el cierre pueda tener”.

La gobernadora informó hoy que a las 6:00 p.m. se ordenaba el cierre parcial del comercio, mientras que a las 9:00 p.m. comenzaba un toque de queda.