El boricua solo será suspendido por una temporada por causa de su rol en el sistema de robos de señales en Houston en el 2017.

Bajó el informe del Comisionado de las Grandes Ligas en torno a si los Red Sox robaron señales durante su corrida hacia el campeonato de la Serie Mundial en el 2018 y el mismo exonera al boricua Alex Cora de culpas en ese sentido.

En un reporte publicado en el portal MLB.com, el comisionado Rob Manfred ha anunciado que Cora será suspendido por la temporada del 2020, pero esto por el rol que tuvo en el caso de los Astros de Houston en el 2017 cuando era coach del banco y fue identificado como uno de los gestores del sistema de robos de señales que estableció aquel equipo en las temporadas del 2017 y 2018.

En cuanto a si en Boston hubo robo de señales, el reporte indica que un operador de repeticiones en el cuarto de vídeos del equipo llamado J.T. Watkins en varias ocasiones durante la temporada del 2018 miró repeticiones de jugadas para averiguar las secuencias de las señales de lanzadores contrarios y en ocasiones las compartió con los jugadores. Se destaca, además, que esa acción viola las reglas vigentes en el béisbol sobre el uso del cuarto de vídeos. No obstante, se hace claro que no hay evidencia que Cora, ningún gerencial ni ningún administrativo del equipo haya sido quien orquestró o solicitó ese tipo de información.

Por esa acción, Watkins ha sido suspendido por la temporada del 2020 y aunque podrá regresar al equipo en el 2021 no podrá hacerlo en su rol como operador del cuarto de videos.

Los Red Sox, por su parte, serán penalizados con la suspensión de su segunda elección en el sorteo de novatos de las Grandes Ligas este verano.

Manfred, según reporta The Associated Press, concluyó que la conducta de Boston fue menos grave que la de los Astros, de quienes determinó que usaron el video para robar las señales de los receptores durante su marcha al campeonato de la Serie Mundial en 2017 y nuevamente en la campaña de 2018.

El manager AJ Hinch y el gerente general Jeff Luhnow fueron suspendidos durante todo 2020, en un fallo dado a conocer el 13 de enero. Houston fue multado también con 5 millones de dólares, la máxima cantidad posible bajo la constitución de las Grandes Ligas.

Asimismo, los Astros fueron castigados con la pérdida de sus primeras dos selecciones del draft.

Manfred dijo que Cora no supo ni tenía motivo para saber de la conducta de Watkins. Cora dejó su puesto de coach de banca de Houston tras la campaña de 2017 y llevó a los Medias Rojas al campeonato de 2018.

Como consecuencias de las sanciones aplicadas en enero, Cora y el también puertorriqueño Carlos Beltrán, nombrado recién en noviembre como piloto de los Mets de Nueva York, se quedaron sin empleo.

Cora y Beltrán, éste último el jugador más veterano de los Astros de 2017, fueron los principales individuos involucrados en la trama de colocar una cámara detrás del jardín central para que captara las señales de los adversarios, notificadas al bateador en turno por sus compañeros, quienes hacían retumbar determinado número de veces un cesto de basura para advertir el pitcheo que se realizaría.