¿Quiénes ganan y pierden con el retiro del voto a ley de salud de Trump?

Por   |  Sábado, 25 Marzo 2017
La medida habría revocado grandes partes de la ley de salud de Obama

La medida habría revocado grandes partes de la ley de salud de Obama AP

Los ancianos y los pobres resultaron beneficiados . Los ricos y la clase media alta no tuvieron la misma suerte.

La medida habría revocado grandes partes de la ley de salud de Obama, al limitar financiamientos a futuro para Medicaid y recortar incrementos fiscales para familias de altos ingresos, compañías aseguradoras y farmacéuticas.

La iniciativa también habría revocado los créditos fiscales que la gente puede utilizar para adquirir cobertura médica, y reemplazarlos con un nuevo crédito impositivo que, para la mayoría, habría sido menos generoso.

A continuación, los ganadores, perdedores y los que quedaron en medio:

GANADORES

Unas 24 millones de personas que habrían quedado sin seguro médico antes de 2026. Ese es el saldo que indica un reporte de la Oficina de Asuntos Presupuestarios del Congreso (CBO por sus iniciales en inglés), una entidad no partidista.

Los individuos de entre 50 y 64 años. Bajo el plan, las primas habrían aumentado y los créditos fiscales para la mayoría de estas personas habrían disminuido. Los costos de las primas para alguien de 64 años de edad que gana 26,500 dólares anuales, se habrían incrementado en 12,900 dólares para un solo año, según la CBO.

Los pobres. La iniciativa habría limitado los gastos futuros en Medicaid, el programa de seguro de salud para los pobres, lo que reduciría sus beneficios.

Los trabajadores de bajos ingresos. La medida habría incrementado los impuestos para algunas familias de bajos ingresos, debido a que los nuevos créditos fiscales para obtener seguros de salud eran menores que los establecidos en la ley de salud de Obama.

Por ejemplo, las familias con ingresos anuales de entre 20,000 y 30,000 dólares habrían recibido un aumento de impuestos de 200 dólares en promedio, de acuerdo con el Centro de Políticas Fiscales, otra entidad no partidista.

PERDEDORES

Los ricos. El plan republicano de salud incluía recortes fiscales por casi un billón de dólares durante la próxima década, y la mayoría de ese dinero habría ido a los más ricos. Las familias que ganan más de un millón de dólares anuales habrían recibido recortes de impuestos por más de 51,000 dólares en promedio, de acuerdo con un análisis realizado por el Centro de Políticas Fiscales.

La clase media alta. Las familias con ingresos anuales superiores a los 200,000 dólares habrían recibido recortes de impuestos por 5,680 dólares en promedio.

Además, las personas con ingresos superiores habrían sido elegibles para recortes fiscales bajo el plan republicano. Esos créditos fiscales son utilizados para ayudar a pagar las primas de seguros de las personas que no cuentan con cobertura en el trabajo o de parte de programas federales como Medicare.

Fabricantes de dispositivos médicos. La propuesta habría revocado un impuesto a los dispositivos médicos, que le hubiera ahorrado a la industria más de 20,000 millones de dólares durante la próxima década.

Farmacéuticas. La iniciativa habría derogado un impuesto para los medicamentos de receta, lo que le habría ahorrado a la industria 29,000 millones de dólares durante la próxima década.

Adultos jóvenes. La propuesta les habría permitido a las aseguradoras cobrar primas más altas a las personas de mayor edad, que se vuelven más susceptibles a sufrir de problemas de salud. Debido a esta cláusula, el CBO estima que los pacientes más jóvenes habrían visto un descenso en sus primas.

Personas saludables que no cuentan con seguro por decisión propia. La propuesta habría anulado las sanciones a aquellas personas que no tienen seguro médico.

Las grandes compañías que no brindan prestaciones de salud a sus empleados. La iniciativa habría eliminado las sanciones a dichas empresas.

EN MEDIO

Aseguradoras. La iniciativa habría suprimido un impuesto a las compañías de seguros de salud, ahorrándoles 145 millones de dólares durante la próxima década. Sin embargo, se proyectaba que dichas empresas perderían 24 millones de clientes hacia 2026.

Estados. La propuesta habría limitado el crecimiento futuro de los fondos de Medicaid, lo que habría incrementado el costo para los estados. Pero la iniciativa también habría proveído mayor flexibilidad a los estados sobre cómo gastar su dinero.