Gobernador de Florida declara el 12 de junio como el día para recordar a víctimas de Pulse

Por   |  Lunes, 11 Junio 2018
El gobernador de Florida, Rick Scott, declaró hoy el 12 de junio como el día para recordar a las 49 víctimas de la matanza en el club gay Pulse de Orlando

El gobernador de Florida, Rick Scott, declaró hoy el 12 de junio como el día para recordar a las 49 víctimas de la matanza en el club gay Pulse de Orlando EFE

El llamado "Día del Recuerdo de Pulse" es un "reconocimiento a las 49 vidas inocentes perdidas en el terrible ataque", señala el documento.

El gobernador de Florida, Rick Scott, declaró hoy el 12 de junio como el día para recordar a las 49 víctimas de la matanza en el club gay Pulse de Orlando, en el centro del estado, en la víspera de su segundo aniversario.

La proclamación oficial hace un llamado a "todos los residentes de Florida" a hacer a partir de mañana, y durante los años siguientes en la misma fecha, un momento de silencio a las 9.00 de la mañana (13.00 GMT) en tributo a los 49 muertos.

El llamado "Día del Recuerdo de Pulse" es un "reconocimiento a las 49 vidas inocentes perdidas en el terrible ataque", señala el documento.

De igual forma, las banderas estatales en Florida ondearán mañana a media asta para recordar a las víctimas de una de las peores matanza por arma de fuego en la historia reciente del país.

Hace dos años, Omar Mateen, un estadounidense de origen afgano, sembró el terror entre los asistentes a Pulse tras irrumpir armado con un fusil de asalto y una pistola automática y comenzar a disparar indiscriminadamente contra los anfitriones y participantes de una fiesta latina, en su mayoría puertorriqueños.

Durante unas tres horas, en las que permaneció dentro del club con una treintena de rehenes, Mateen dijo telefónicamente a los negociadores policiales que actuaba en nombre del Estado Islámico (EI), grupo terrorista al que juró lealtad.

Mateen también murió en el bar durante el posterior enfrentamiento contra las autoridades, que tuvieron derribar una pared para rescatar a algunos de los rehenes, varios de ellos escondidos en un baño.