Florida decreta emergencia por vertido de aguas del lago Okeechobee al mar

Por  EFE  |  Sábado, 27 Febrero 2016
El gobernador de Florida, Rick Scott, declaró hoy el estado de emergencia en tres condados del sur del estado, donde los negocios turísticos se han visto afectados por el vertido de aguas del lago Okeechobee al mar. EFE/Archivo

El gobernador de Florida, Rick Scott, declaró hoy el estado de emergencia en tres condados del sur del estado, donde los negocios turísticos se han visto afectados por el vertido de aguas del lago Okeechobee al mar. EFE/Archivo EFE

 
EEUU PLAYAS

Miami,  (EFEUSA).- El gobernador de Florida, Rick Scott, declaró hoy el estado de emergencia en tres condados del sur del estado, donde los negocios turísticos se han visto afectados por el vertido de aguas del lago Okeechobee al mar.

  Las fuertes lluvias y un récord de descargas de aguas del lago Okeechobee a los estuarios de Saint Lucie y Caloosahatchee, durante tres semanas, han provocado el oscurecimiento de las aguas y su posible contaminación.
  Propietarios de negocios mostraron hoy su preocupación por el impacto de las descargas en momentos en los que deberían estar disfrutando del auge de los turistas en busca de actividades marítimas.
  El Cuerpo de Ingenieros ha descargado miles de millones de galones de agua como precaución ante el aumento del nivel de este cuerpo de agua y la posibilidad de un desbordamiento.
  El gobernador Scott instó al Gobierno federal a financiar por completo la reparación del dique Herbert Hoover, por un costo de 800 millones de dólares, para evitar estas descargas.
  "Necesitamos que el presidente Obama se comprometa de inmediato con este tema y financie completamente las reparaciones necesarias a su dique de manera que los vertidos del Cuerpo de Ingenieros del Ejército ya no sean necesarios", señaló Scott.
  Los empresarios temen por la contaminación de las aguas y los efectos negativos en la fauna y flora marina del agua dulce del lago.
  La agencia federal realiza el vaciado de 3.300 millones de galones de agua del lago Okeechobee, de 1.900 kilómetros cuadrados, en el río Caloosahatchee, para compensar el aumento del nivel de agua causado por las intensas lluvias registradas en enero pasado.