Adriana Díaz sufrió al derrotar a su hermana en Barranquilla

Por   |  Lunes, 23 Julio 2018
Las campeonas hermanas Melanie (izquierda) y Adriana (derecha) muestran sus medallas.

Las campeonas hermanas Melanie (izquierda) y Adriana (derecha) muestran sus medallas. Redaccion

Ambas compitieron entre sí en la final de dobles mixtos de tenis de mesa

Barranquilla, Colombia - El partido de anoche en el que las hermanas Adriana y Melanie Díaz se enfrentaron en la final de dobles mixtos tuvo su cuota de tristeza.

Sucede que para Adriana fue difícil enfrentarse ante Melanie en la final de los Juegos Centroamericanos y del Caribe, y eventualmente ganar la medalla de oro. De hecho, la atleta olímpica no pudo terminar la entrevista televisiva, pues irrumpió en llanto y no pudo hablar más.

“Nosotros somos una familia bien unida, y el hecho de que Adriana junto a Brian le haya ganado a Melanie y a Daniel, pero más a Melanie, le tocó bien profundo. Le tocó una fibra. Como que no podía creer que sus manos provocaran que su hermana sufriera”, explicó Bladimir Díaz, entrenador y padre de las chica

Adriana jugó junto a su primo Brian Afanador y Melanie con Daniel González, quien aunque no es familia, se crió con los otros tenismesistas y se desarrolló junto a ellos en Club de Tenis de Mesa Águilas de la Montaña, en Utuado.

“Este partido (el de anoche) nos hizo revivir un momento que nos sucedió hace unos seis o siete años, cuando Adriana le ganó a Melanie y Melanie sufrió mucho. Parece recordó eso, le tocó una fibra y se fue a llorar al baño”, agregó el técnico, quien dijo que esa situación se manejó en ese momento.

“Adriana ha tenido mucho, mucho éxito. Melanie ha tenido éxito y las comparaciones son difíciles. Y quizás ella (Adriana) al ver que derrotó y le quitó el oro a su hermana le causó tristeza”, dijo.

Superado ese momento, las chicas jugaron hoy con mucha sincronía. Tanta que vencieron a las colombianas Paula Medina y Luisa Zuluaga en el partido por la medalla de oro del torneo de dobles femenino. Al final, venció el amor familiar.