Fufi descansa en paz en San Sebastián

Por   |  Jueves, 05 Abril 2018
Ante las miradas de amigos, allegados y conocidos, los restos de Santori fueron colocados en el espacio donde permanecerá por la eternidad.

Ante las miradas de amigos, allegados y conocidos, los restos de Santori fueron colocados en el espacio donde permanecerá por la eternidad. Redaccion

El reconocido deportista, periodista, compositor, músico y humanista, entre otros, fue despedido hoy por familiares y amigos.

SAN SEBASTIÁN. José “Fufi” Santori era natural de Santurce, pero para él, San Sebastián era un lugar especial. Por ello, le dijo a su esposa María Concepción Aymat que cuando su tiempo en su patria expirara, su deseo era permanecer en el lugar que había adoptado como su terruño.

Santori, quien falleció durante la madrugada del pasado lunes a los 85 años de edad debido a complicaciones de salud, finalmente descansa en paz en el Pepino Memorial Park de San Sebastián.

El reconocido deportista, periodista, compositor, músico y humanista, entre otros, fue despedido por familiares y amigos que derrocharon sentimientos durante el último encuentro con sus restos.

Durante la mañana, Santori estuvo en la vieja pista atlético en el Colegio Universitario de Mayagüez. Su féretro fue acomodado justo sobre una de las canchas donde compartió sus conocimientos de baloncesto con los estudiantes. Allí fue recordado por excolegas. De hecho, este medio supo que hay una propuesta para que el área sea bautizada como el Complejo Deportivo José “Fufi” Santori en su honor.

Luego de concluidos los actos protocolares, el ataúd fue trasladado en coche fúnebre para una última vuelta simbólica sobre la pista. Una vez concluida, fue llevado a San Sebastián.

“Cuando me enteré de que se le iba a poner la bandera de Puerto Rico sobre el ataúd, eso me llenó de alegría. Fufi estaba orgulloso de ser un puertorriqueño, siempre creyó en el puertorriqueño y que podíamos hacer lo que nos proponemos”, dijo Vicente Santori Coll, hermano del Gurú del básket. “Fufi hizo lo que quiso hacer”.

Ante las miradas de amigos, allegados y conocidos, los restos de Santori fueron colocados en el espacio donde permanecerá por la eternidad. Justo antes del descenso final, comenzó a llover ligeramente. La naturaleza llora por la partida de Fufi.