Viernes, 05 Mayo 2017

Alrededor de 27 mil estudiantes tendrán que cambiar de escuela

Por
Durante la pasada administración se cerraron unas 200 escuelas Durante la pasada administración se cerraron unas 200 escuelas Redaccion

27 mil estudiantes tendrán que comenzar el próximo año escolar en una nueva escuela

 Alrededor de 27 mil estudiantes tendrán que comenzar el próximo año escolar en una nueva escuela tras la decisión del Departamento de Educación (DE) de cerrar 184 planteles, que según el gobierno le generará al gobierno un ahorro de más de siete millones de dólares.

De inmediato, la decisión levantó oposición de sindicatos y organizaciones magisteriales que alegan que la decisión será funesta para el sistema educativo del país. El DE no ha revelado en qué se utilizarán las estructuras abandonadas.

Según la lista original, las regiones de Mayagüez (34), Ponce (29) y Arecibo (29) son las más afectadas en términos de cantidad de escuelas cerradas. Sin embargo, trascendió que luego de revelada la lista, el DE sacó seis escuelas del documento, lo que dejaría el total en 179.

Durante la pasada administración se cerraron unas 200 escuelas.

"La determinación de la Secretaria no tiene motivaciones académicas, sino estrictamente presupuestarias. De lo que se trata es de ahorrar dinero para pagar una deuda ilegítima que el gobierno se niega a auditar por temor a que se revelen las irregularidades. Para el Departamento de Educación los niños parecen ser una mera cifra”, tronó Mercedes Martínez Padilla, presidenta de la Federación de Maestros de Puerto Rico.

Según divulgado por el DE, el cierre implicará el traslado forzado de sobre 27,000 estudiantes e impactará a 2,088 docentes. Los docentes podrán ser readiestrados para impartir otras materias.

“Esto no incluye los miles de transitorios a los que no le renovarán sus contratos y serán dejados en la calle”, añadió la profesora.

Martínez Padilla destacó “el daño permanente que el traslado de estudiantes y el hacinamiento en las escuelas receptoras provocará en los niños y niñas”. “El cambio súbito del ambiente escolar, la inseguridad y ansiedad y los posibles escenarios hostiles afectarán el aprovechamiento académico. Esto es más grave aún para los estudiantes que pertenecen al Programa de Educación Especial y para los que sus servicios se dislocarán” aseguró.

“El daño emocional y sicológico para los niños fue patente. Las facilidades yacen como hospitalillos, vertederos y establos de caballos en franco deterioro pues no existió un plan de uso. El cierre masivo de escuelas ha probado ser malo para los niños y el país”, recordó Martínez Padilla.

Para la Federación, “el llamado rediseño del sistema  representará precariedad en el ofrecimiento educativo, hacinamiento de estudiantes e inaccesibilidad de los menos privilegiados a una formación de calidad”.

“Hay un contraste marcado entre la imagen que busca crearse la Secretaria Keleher frente a la opinión pública y el resultado real de sus acciones. Más allá de los ‘hashtags’ de #KidsFirst y #TodoPorLosNiños que acostumbra usar, está el daño que el desasosiego y el hacinamiento provocarán en los estudiantes” apuntó Martínez Padilla.

Varias comunidades escolares ya han iniciado la lucha contra los cierres. La FMPR informó que ya está organizada la resistencia en las escuelas Merced Marcano en Toa Alta e Hipólito Caldero en Corozal. También están en lucha las escuelas Lorencita Ramírez, Amalia López y Ernesto Juan Fonfrías de Toa Baja. La Escuela Jobos de Loíza está en paro desde hace cinco días para evitar el cierre del plantel.

“Exigimos al Departamento de Educación que publique la lista de escuelas amenazadas y que se detenga el cierre de escuelas. Basta de precarizar las condiciones de vida de los maestros y maestras y la educación de nuestros niños. A las comunidades escolares que no duden en comunicarse con la Federación de Maestros para juntos resistir”, concluyó la dirigente sindical.

Por su parte, la presidenta de la Asociación de Maestros de Puerto Rico (AMPR), Aida Díaz, indicó el viernes que podría impugnar aquellas escuelas que reúnan las condiciones para continuar brindando servicios a la matrícula, luego de que trascendiera que DE confirmó el cierre de los planteles.

“Hay escuelas que ya los maestros y padres han accedido a que sean cerradas. Aquellas escuelas que entendamos que no deben ser cerradas, que tienen matrícula y las condiciones para continuar abiertas serán defendidas en conjunto con las comunidades y se buscarán alternativas”, declaró a la emisora radial WKAQ 580.

“Nos allanamos a lo que decidan las comunidades. Hay que ver cómo quedarán esas escuelas y el personal (que recibirán a los nuevos estudiantes y maestros). Hay que garantizarle la antigüedad y los derechos a los maestros, el tiempo que los estudiantes se tardarán yendo a las nuevas escuelas, entre otros factores”, declaró Díaz.